9 Tips para hacer que tu ropa deportiva dure más

A estas alturas, seguro que un tercio de tu guardarropa está destinado a la ropa deportiva. Y  no, no es precisamente lo más barato. Hoy te voy a dar 9 tips ESENCIALES para hacer que tu ropa deportiva dure el mayor tiempo posible.

Lo sé, no hay nada más triste (sobretodo para nuestra cartera) que gastar mucho dinero en ropa de entrenamiento sólo para que se vuelva inservible por 3 lavadas. Sí, dije lavadas, porque la duración de nuestro outfit deportivo tiene más que ver con CÓMO las lavamos que con la calidad de las prendas— obvio, hay excepciones.

La ropa de entrenamiento está hechas de telas que son de alta tecnología y por ello se consideran delicadas. Entonces, es ahora cuando tienes que poner tus habilidades de Cenicienta a tope para lograr hacer que duren mucho más tiempo. ¡Aquí te paso mis tips!

NÚMERO 1CUELGA LA ROPA INMEDIATAMENTE: «Siempre tengo tiempo para lavar la ropa de justo después de un intenso entrenamiento, dijo ninguna mujer, nunca. Así que hasta que no tengas tiempo para hacer la lavandería, al menos puedes colgar la ropa para que se seque, y no sólo aventarla echa bolas en un cesto de ropa sucia.

Esto es super importante, porque te juro que no quieres que tu ropa sudorosa cobre vida propia en forma de moho y hongos…¡iugh! Especialmente porque hay muchas licras que usas sin calzoncito de por medio.

NÚMERO 2¡REMÓJALA!: Para evitar que el olor a humedad se impregne en la ropa de entrenamiento, antes de lavarla puedes remojarla en una parte de vinagre y cuatro partes de agua durante unos 30 minutos. De hecho, también puedes echar un poco de vinagre, bicarbonato de sodio o jugo de limón en el ciclo de enjuague, ya sabes, por aquello de la higiene.

lemon-and-baking-soda

NÚMERO 3VOLTEA LA ROPA: sí, me refiero a que la voltees al reverso para que la parte interior que expuesta en el lavado. No sólo vas a mantener sus colores brillantes, sino que todo el sudor y las células muertas de la piel se acumulan en el interior, no el exterior. Además, si hay algún inconveniente durante el ciclo de lavado, no serán visibles en el exterior de tu outfit.

NÚMERO 4SIEMPRE CON AGUA FRÍA: la ropa elástica se lleva con el agua caliente, como tú te llevas con las ex novias de tu novia…¡exacto! Siempre, siempre lava con agua fría. Además, debes hacer lo posible para evitar mezclar tu ropa del gym con telas más rugosas como el algodón o la lana, ya que esto puede causar esas bolitas horribles que hace que se vean viejas.

Yo lavo toda mi ropa deportiva por separado, en una sola carga en la lavadora.

istock_000018606374_large-focus-none-original

NÚMERO 5LAVA PRIMERO A MANO TUS BRAS DEPORTIVOS: Primero lava los bordes a mano, sobretodo los laterales donde rozan tus axilas. Y cuando los arrojes en la lavadora, cierra los ganchitos sujetadores primero, y mételos en una bolsa de malla para lavar. ¡Ah! Y por el amor de Diooooos, no los metas en la secadora, porque puedes romper las fibras de la tela y deformarlos.

NÚMERO 6USA LA MITAD DEL JABÓN: “¿Cómo? ¡Qué asco!” Suena contraproducente, pero usa menos jabón de lo que normalmente harías. Debido a la tela de la ropa deportiva, necesitas cerciorarte de que la solución penetra exitosamente las fibras de la ropa. A más jabón, más espuma que sólo bloqueará el camino de tu limpiador en las fibras de la tela.

clean-machine

NÚMERO 7ADIÓS AL SUAVIZANTE: El suavizante de telas se hunde en el tejido de la tela, lo que significa que la tela que absorbe la humedad no será tan útil en ese departamento por mucho más. Además, hace que la ropa se haga guanga y no apriete mucho más.


NÚMERO 8AIRE O SECADORA DE AIRE FRÍO:
Cuelga en un tendedero, o seca tu ropa de entrenamiento sin calor. Una vez más, el calor hará totalmente ineficaz lo elástico y no hay nada más molesto que un conjunto caído.

dp3-png

NÚMERO 9LAVADO EXPRESS: ¡Claro que me ha pasado! Ya no tengo más ropa limpia, y no tengo tiempo de lavar en forma. Tomo mi último outfit usado y lo enjuago con jugo de limón y abundante agua fría, para luego dejarlo secando toda la noche. ¡Al día siguiente tengo mi ropa deportiva limpia y sin olores!

No hago esto seguido ya que, como dije antes, la humedad y el sudor son una mezcla perfecta para crear bacterias, y se trata de mantener todo con el mejor higiene posible.

¿Tienes otros trucos?

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *