7 Razones por las que saboteas tu objetivo

7 RAZONES SABOTEAS TU OBJETIVOFoto: Soft Switch

Muchas de nosotras hemos tenido problemas tratando de seguir una dieta o cambiar los hábitos que tenemos actualmente. Hoy te doy 7 razones por las cuales dejamos el plan inconcluso.

Ya empezaste, por fin tomaste la decisión de cambiar tu estilo de vida y ponerte en forma. Y es posible que muchas, muchas mujeres tengamos «éxito» perdiendo peso en un par de meses, pero no somos la misma cantidad las que nos hemos mantenido así. Por lo tanto, hay que quitarse de la cabeza que el problema es bajar de peso o subir de peso, o marcar el abdomen, o lo que sea. Yo diría, que tenemos problema de apego al plan, ¿no crees?

Entonces, ¿no deberíamos poner más de nuestra atención en averiguar por qué no hemos logrado mantenernos por más de un mes?

Te comparto esta lista de las 8 razones más comunes por las que flaqueamos a la hora de seguir nuestro plan de ataque en la búsqueda hacia el cuerpo soñado— y sus soluciones, por supuesto.

dart-targets1. No hay enfoque: no has fijado tus metas claramente y de manera realista— nada de 5 kilos por semana, porque ni es real ni es sano. Está perfecto que cuando te comas tus uvas en Año Nuevo, unas 5 estén dedicadas a todo lo que harás con tu cuerpo, pero no basta con eso.
Debes anotarlas— ya sea que las escribas en tu agenda, hagas un collage con lo que quieres lograr, o pegues mil post-its con eso. ¡Escríbelo o plásmalo!

2. No hay prioridades: es posible que te hayas fijado una meta, pero no está en el lugar correcto de tu lista de prioridades. Por ejemplo, si tu “Misión: Beach Body” está en el lugar número 4 de tu lista, pero salir los fines de semana y comer como si no hubiera un mañana están por encima de esto…créeme, jamás sucederá el cambio.

Como siempre digo, ya estamos bastante grandecitas como para saber qué es lo que DEBES de hacer para conseguir algo, y siempre PUEDES escoger otra cosa, es tu decisión. Evalúa nuevamente tus prioridades.

Beautiful girls wearing armbands and earbuds and ready to go for a run together

3. No existe ningún sistema de apoyo: Yo se que somos mujeres solteras independientes, y que todo lo podemos solas, de verdad que podemos. Sin embargo, en el fitness la cosa cambia un poquito si no recurrimos a los entrenadores, nutriólogos, amigos en el gimnasio, pareja, o familia, para obtener ayuda e información correcta, así como apoyo emocional cuando nos sentimos desmotivadas.

¡Pedir ayuda es normal! Así que fuera ego y no dudes en estar bien armada con todo tu ejército de apoyo.


4. No tener paciencia:
Debes dejar de pensar a corto plazo en expectativas poco realistas. Si buscas bajar 5 kilos en una semana para la boda de Sutanita, y a la mera hora sólo bajaste 1 kilo, seguro te desanimas y mandas la dieta por un tubo porque “no sirve”.

Recuerda, la transformación de nuestro cuerpo no sucede de lunes para martes, ¡ojalá! Es un proceso y, como  en todos, debes aprender a disfrutarlo. A algunas nos lleva periodo corto de tiempo, para otras es un poquito más largo, pero eso no significa que no vayas a lograrlo.

woman lying on the floor and looking into tablet pc

5. No existe un plan: Lo has decidido. Este año vas a tener ese #beachbody que todas las de Victoria’s Secret presumen. Te despiertas y corres al trabajo, saltándote el desayuno. Ya se te cruzó “Doña Mary”— la que vende desayunos— y piensas que los chilaquiles no está tan mal para tu dieta. Sales del trabajo y llegas al gym y no tienes idea de qué hacer, así que sólo te vas a la caminadora.

¡ERROR! Cuando no tienes un plan de ataque, ya has perdido totalmente este juego. Siempre, siempre, siempre debes estar al día con tu alimentación, preparar tus comidas del día, conocer de pies a cabeza tu entrenamiento de ese día, el tiempo que vas a invertir, etc.

6. No existe un balance: Entonces, volvemos al Año Nuevo donde juraste solemnemente que ya te ibas a aplicar— “empiezo este lunes”, pensarás. Llega el lunes y pasaste de desayunar unos atascadísimos molletes con chorizo, a unos tacos de lechuga con jícama porque #estoyadieta. Pues no cariño, no se trata de cambiar de blanco a negro en un abrir y cerrar de ojos.

Repito por milésima vez, esto es un proceso y durante él vas a ir sustituyendo unas cosas por otras, no quitándolas de tajo. Por ejemplo, se te antojan unas papas con chile y limón, pues las cambias por jícamas o pepinos con limón y chile, ¿me explico? ¡SUSTITUYE!

fitness-067. No existe personalización: Así como Starbucks es exitoso porque personaliza tu bebida, lo mismo pasa con las dietas y planes de entrenamiento. Muchas veces botamos un programa por ser el equivocado para nosotras. Puede ser que hayas estado entrenando para un tipo de cuerpo totalmente distinto al tuyo, o que este plan no se ajuste a tus horarios, gustos alimenticios, estilo de vida, etc. Checa tu tipo de cuerpo y empieza a alimentarte y entrenar correctamente.

Así que ahí lo tienes. ¿Has estado cometiendo alguno de éstos? Si es así, las soluciones son claras y sencillas: enfócate, acomoda tus prioridades, busca apoyo, se responsable, se paciente, arma un  plan balanceado y personalízalo.

También te puede interesar...

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *