¿Cómo dejarte de castigar por las pequeñas cosas?

DEJA DE CASTIGARTE PEQUEÑAS COSAS«No hay nada más raro, ni más bello, que una mujer que es inexcusablemente sí misma; cómoda en su perfecta imperfección. Para mí, esa es la verdadera esencia de la belleza.” —Steve Maraboli

Si, creo que todas hemos pasado por esa época en la que te sientes como un completo fracaso. Estos síntomas a veces dura un par de días, pero otras veces tarda unas semanas en disiparse.

Estos días eran muy repetitivos cuando apenas comenzaba a cambiar mi estilo de vida— en todos los aspectos, y no sólo el físico. Había comido de más, y sólo porquerías, a pesar de que estaba tratando de recuperar un peso y vida saludables.  Me saltaba los días de gym sin una buena razón. Ya no me gustaba mi trabajo ni sabía lo que quería hacer de no trabajar ahí. No lograba sacarme al último “amor de mi vida” de ese momento de la cabeza,  y no tenía signos de  sentirme feliz o satisfecha con nada de lo que hacía.

En otras palabras, me deslizaba en una gran cantidad de malos hábitos a la vez. Creo que todas sabemos la sensación que se tiene después de un día o siglos así de malo. Estar en la cama llorando sola— escuchando a Adele para echarle más leña al fuego— sintiendo mucha vergüenza de mi misma por no haber completado el “plan” que yo tenía marcado en mi cabeza para ese entonces.

giphy-21

Entonces por fin llegó la luz al final del túnel. Me topé con una de esas frases inspiradoras en Facebook que decía algo como «Eres perfecta tal como eres…aún estás creciendo”. Ni me acuerdo de quién era la frase, pero fue uno de esos momentos donde surgió como un pequeño salvavidas para mi dramática semana y entonces me acordé que siempre puedo hacerlo mejor mañana. Y lo hice. Y lo sigo haciendo.

¿Cuál es el punto de todo esto? Aparte de saber que SIEMPRE puedo ir aprendiendo y mejorando con el tiempo, es reconocer que el origen del drama soy yo misma— nadie más. Y sí, darte cuenta de que nadie más es responsable de tu felicidad resulta abrumador, pero también es muy liberador.

Hace muchos meses, que recuerdo que no había un día que pasaba en el que no me sintiera insuficiente de alguna manera. Bastaba con un sólo pensamiento negativo para atraer cientos más de ellos.

Te puede interesar ¡Deja de avergonzarte de ti misma!

Un sólo pensamiento negativo de nosotras mismas es más que suficiente para entrar en ese agujero negro del “no soy lo suficientemente buena”. Créeme, nuestra mente está siempre dispuesta a suministrar una lista infinita de razones para apoyar la idea de que no eres lo suficientemente buena, lo suficientemente inteligente, lo suficientemente amorosa, lo suficientemente creativa, bastante bonita, y así sucesivamente.

¿Qué pasaría si nos perdonamos a nosotras mismas por esos pequeñísimos fracasos? ¿Qué pasa si nos dejamos de fijar en los pequeños percances que ocurren en un día y nos centramos en lo que salió bien?

i'm_not_invincible-52513

Ya se que es un choro viejo, pero es bueno repetírnoslo a nosotras mismas una y otra vez hasta que se nos quede grabado en la mente: Sé que soy humano. Sé que voy a fallar. No soy perfecta, y eso es parte de la belleza de la vida. Soy perfectamente imperfecta, un ser humano que hace lo mejor con lo que tiene y con lo que aprende día a día.

Escribo hoy de esto porque— a parte de aplicar en muchas áreas de nuestra vida— son muchas las chicas que me escriben contándome que sienten que ninguna dieta o plan de ejercicios es para ellas porque siempre terminan “haciendo trampa” y botan todo por un desliz.  ¡Un desliz! Es como si yo fuera a tirar mis tenis blancos a la basura porque se acaban de ensuciar de lodo. No hay que llegar a tal extremo, ¿cierto?

Cuando estamos en el camino hacia un estilo de vida más saludable, al principio sobre todo, es NORMAL tener deslices. Esto no significa que haya que botarlo todo, significa que te has dado cuenta y mañana puedes hacerlo mejor. Es tomar un día a la vez. SIEMPRE LO HARÁS MEJOR MAÑANA.

giphy-22

En este mundo que avanza tan velozmente, creo que todas nos esforzamos para alcanzar la perfección. Luchamos por el cuerpo perfecto, la relación perfecta, el trabajo perfecto, etc., y no hay nada de malo en eso. La pregunta es: ¿lo estás disfrutando? Porque si la respuesta es no, habrá que revisar qué es lo que te motiva y a la vez hace que te castigues todo el tiempo.

¿Cuál es el punto en la búsqueda de la perfección si no disfrutas del viaje para llegar allí? Por experiencia propia, te digo que este síntoma de “no ser suficiente para” es tan tóxico que va a arruinar el placer de luchar por una meta.

No olvides leer 8 Cosas que nadie te dijo antes de entrar al gym

No sólo eso, sentirte enojada contigo misma por no lograr “nada” hará que busques un objetivo mucho más difícil sin haber alcanzado el anterior, y posiblemente falles de nuevo. ¡Ojo! No quiero decir que ponerte objetivos más grandes no es algo que debas hacer, ¡claro que puedes! Pero como todo en esta vida, existe un proceso— y es distinto para cada quien. Hay que aprender unas cosas para alcanzar otras. Algo así como querer correr antes de caminar, ¿me explico?

Permitiéndote ser humana, perfecta como eres, enfocándote en todas las cosas buenas que has logrado hoy, te traerá más alegría que si te centras en todas las maneras en las que te piensas insuficiente.

No te avergüences por lo que no eres ahora, goza y celebra lo que eres hoy! Eres un ser humano, que lucha por ser mejor…¡completa y perfecta para este momento!

NO OLVIDES COMPARTIR EN REDES SOCIALES

También te puede interesar...

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *