Haters gonna hate (Aprende a manejar las críticas)

HATERS GONNA HATEPor una razón u otra, alguien va a encontrar una razón para proyectar sus inseguridades, su negatividad, y sus temores en ti. ¿Cómo lograr que todo eso se te resbale? ¡Te cuento como!

Como diría mi santa madre: “no eres monedita de oro para caerle bien a todos”. Si, seguro tu mamá siempre te dijo desde pequeña que eras la más hermosa, más lista, más inteligente, más especial…y así sigue la lista infinita de tus cualidades. Sí, eres todo eso y más a los ojos de tu madre y de muchos más, pero existen personitas que no ven todo eso en ti.

No importa cómo elijas vivir tu vida— si emprendes un negocio, o trabajas para un corporativo;  si estudias filosofía, o ingeniería industrial; si vas al gimnasio 5 veces a la semana o decides echarte en el sofá todas las noches; si eres vegana, o la persona más carnívora del planeta— hagas lo que hagas, alguien te juzgará por ello.

Habiendo dicho esto, hoy te voy a contar un poquito de mis experiencias personales con las críticas dentro del fitness y en mi vida en general— y lo más importante: las estrategias que uso para tratar con esto.

Ahí te va.

LA CRITICONA MÁS INTENSAEs fácil quejarse de las personas ajenas a nosotras que nos critican, pero muchas veces la crítica más severa vive entre tus propios dos oídos: tu mente. Trabajar día a día por quitarnos creencias que han sido afirmadas año tras año puede ser el reto más grande.

young-womanCuando comencé la idea de este blog en Octubre del 2014— sí, hace un año y medio— no eran la críticas ajenas las que me retenían de hacerlo. Fue mi propia mente acelerada la que me hacía imaginar un sinfín de escenas en las que la gente pensaría que era un perdedora, porque había desertado de la tarea de conseguir un «trabajo real» para hacer “un blogcito de fitness”, porque “ya hay mucho de eso”, y porque “no estudié para eso”, y “que oso si es un fracaso”. No hablaba mucho del tema porque  en verdad estaba muy preocupada por lo que iban a pensar de mí.

Sacando a la Cecilia bipolar, que toda mujer lleva dentro, a veces creía en mí misma y sabía que quería hacer de mi vida algo más que trabajar en algo que no me encantaba por un buen sueldo. Otras veces, tenía miedo de que la gente no aprobara mi trabajo y me criticarían. Y así me la llevé por un año y medio.

¿Qué me estaba deteniendo? Estaba haciendo la pregunta más tonta del universo: “¿Y si quedo mal ante la gente?”. ¡Sí! Esa pregunta es la que siempre nos atormenta peor que la ex novia zorra cariñosita de tu novio.

La pregunta correcta, SIEMPRE, siempre es: “¿Y si quedo mal conmigo misma?”. Siempre, debes quedar bien contigo misma— sí, siempre. Así es, con el tiempo, decidí que era más importante para mí, no apagar esa vocecita que me decía que debía seguir esas ganas de hacer y vivir de lo que tanto me apasiona.

Where-the-magic-happens-536x270Al fin y al cabo, podía ser juzgada por haber creado algo nuevo, o ignorada por haber dejado esa grandeza oculta dentro de mi— claro es, que me dio el airecito de  la rosa de Guadalupe y escogí la segunda. ¡La mejor elección que he hecho hasta ahora!

No, cuando el peor enemigo vive en tu cabeza, la misión de callar esa negatividad que emana de tí misma no es fácil. Necesita práctica— cuando me cacho teniendo ideas en contra de lo que quiero hacer, al instante las reconozco y las cambio por un sutil “¿Qué puedo perder con intentar?¡Nada!”

LOS QUE NADIE INVITÓ A LA FIESTAAhora, enfocándome un poquito al tema del fitness. En la segunda parte de mi historia, ya les había mencionado algo de esto. Nunca falta la persona, hombre o mujer, chismosa que cree que sus objetivos en el gimnasio son la biblia del fitness, le verdad única e inigualable, y el elixir de la vida eterna. Y peor aún, que cree que sus comentarios y encantadora plática son algo que tu pides a gritos…NEWSFLASH: NADIE TE PIDIÓ TU OPINIÓN.

HATERS QUOTENo hay persona más odiosa que esa…pero también están los amigos, compañeros de trabajo, familia, etc. Criticas por todos lados me caían de los árboles cuando comenzaba en esto del fitness. Y la verdad, es que me dejaba influenciar un poco más por lo que escuchaba porque yo no tenía mucha idea de lo que hacía, o del cuerpo al que quería llegar.

Escuchar un sinfín de opiniones acerca de mi cuerpo era cosa de todos los días, y yo terminaba más confundida y desmotivada. “Lo que necesitas es mucha proteína en polvo”, “Ese entrenamiento no es para ti, vas a acabar más flaca de lo que ya estás”, “Te ves enferma, estás bajando mucho de peso”, “Ya más flaca no porque te vas a ver mal”, “¿Subiste de peso? Te veías mejor antes”.

Aún recuerdo a una señora que poco antes de mi primer competencia me dijo: “Mijita, más delgada ya no le vas a gustar a los hombres”. No recuerdo haberme sentido más enojada, no por “no gustarle a los hombres”, sino porque me hizo enfurecer que creyera que iba al gimnasio para gustarle a alguien…¡POR FAVOR! Voy al gimnsio para gustarme a mi misma, para echarle piropos a lo que veo el espejo todos los días, porque me hace sentir bien, porque me siento en sincronía con lo que pienso. Ahora ya se me pasó jaja, veo a la señora y la saludo con enorme amabilidad, pues entiendo que no todas fuimos educadas por mi mamá del mismo modo.

Girl-pointing-and-laughingComentarios del estilo venían de las misma personas. Entonces, cuando comenzaba a sentir que lo estaba haciendo bien, cualquiera de esos comentarios hacía que dudara de lo que estaba haciendo con mi cuerpo, y paraba mis avances.

Hasta que conocí a mi primer fitness coach y me sentí más segura de la rutina y dieta que seguía. Además, comencé a leer e infromarme mucho más del tema, y entendí que lo que estaba haciendo era seguro y efectivo para mí. La información es poder, grábate eso. La gente critica todo lo que ignora, o no coincide con sus creencias.

¿Leíste bien? Va de nuevo: La gente critica todo lo que ignora, o no coincide con sus creencias. ¿Qué hay de TUS creencias? ¿Qué hay de lo que TÚ quieres? ¿Cuál es TÚ objetivo? ¿Cuál es TÚ cuerpo ideal? ¿Quién es la que va a transformar ese cuerpo? ¿TÚ o la gente a tu alrededor? ¿Quién se va a matar de esfuerzo en cada entrenamiento? ¿Quién va a seguir la dieta? ¡EXACTO, NADIE MÁS QUE TÚ! Entonces una vez más te digo, ¿por qué no empiezas por quedar bien contigo misma y perseguir lo que te hace feliz?

Cuando me preguntan, si está bien o mal lo que quieren lograr con su cuerpo, mi respuesta siempre es: si ese es el cuerpo que tú quieres tener, nunca puede estar mal. Es tú cuerpo y serás tú, y sólo tú la que sufra o disfrute las experiencias de ese estilo de vida.

El mundo seguirá girando, y habrá gente que te verá muy flaca, muy gorda, muy musculosa, muy lo que sea. IGNORA. IGNORA. IGNORA. No te enganches con sus comentarios, ellos o ellas no conocen tu día a día, lo que haces o dejas de hacer.

EL ARTE DE NO ENGANCHARTESí, es verdaderamente un arte y requiere práctica.  Aquí te van mis 4 tips para lidiar con los haters.

1Primero y ante todo, no seas una hater. No seas la persona que destruye el trabajo duro de otra persona con sus críticas— nadie empezó siendo una experta. El mundo necesita más personas que contribuyen con sus nuevos proyectos, y que apoya a las personas que muestran el valor para generar cambios en su vida, y en su cuerpo.

2Si estás lidiando con críticas hoy en día, entonces no dejes que esa pared de habladurías te impidan ver el camino que te lleva a la meta. Enfócate en el camino que tienes por delante— el tiempo es oro, el tuyo más. Ignora las críticas a tus espaldas. Insisto, por algo estás a tus espaldas, atrás de tí, y no por delante.

3Si decides responder a los haters, sorpréndelos con amabilidad. Verás que su reacción es aún más graciosa por sacarlos de su zona de “haterismo”. 

4Por último, y lo más importante, tomar las decisiones que son perfectas y se sienten bien para ti. La gente te criticará de cualquier manera.

No soy un experta y no tengo todas las respuestas. Todavía estoy aprendiendo a lidiar con la crítica como todos los demás. Pero una cosa he aprendido y me he grabado para siempre: Ninguna crítica es más valiosa que lo que yo pienso de mí misma— ¡nada es más importante que quedar bien conmigo misma!

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *