La mejor cura para todo lo malo

LA MEJOR CURA PARA TODO LO MALO

Hoy en día, existen un sinfín de explicaciones de cómo y por qué el ejercicio puede ayudar a  reducir los síntomas de estrés, ansiedad y depresión. Te voy a contar lo que ha hecho por mi.

¿Puede un par de vueltas a la manzana corriendo realmente resolver tus problemas existenciales? Probablemente no, pero un programa de ejercicio regular puede ayudarte sin duda. Te cuento cómo lo he hecho yo.

Todas hemos pasado por esos días, en los que parece que todo va mal y no existe mejora alguna que te haga pensar que algo puede resolverse fácilmente. Típico, te levantas con el pie izquierdo, pero como por un mes, y estás de malas, te va mal en el trabajo, te peleas con el novio, o te pones más triste porque no tienes uno…en fin, piensas que los problemas no acaban. He estado ahí, varias veces, aunque ya encontré mi propio antidepresivo, antiestrés…anti-TODO.

Hoy me voy a poner un poco más sensible e intima de lo normal, ahora verás. Hace no mucho me enamoré perdidamente, de alguien que, ya sabes, una piensa que es “the one», pero más bien eran mis ojos de amor a los que les gustaba ver cosas donde no las había, cosas que hacían que yo me sintiera enamorada hasta el hueso— pero enamorada de mi ilusión y no de esa realidad, ¿les suena familiar?

IMG_1515Bueno, como toda chica dramática sensible que soy me sentía peor que Bridget Jones en sus películas porque “el hombre de mi vida” no me veía como la mujer de la suya. Fue cuando empezaba a hacer ejercicio, y entre que mi cuerpo no me encantaba y no daba una con las pesas, no era mi mejor momento.

Para distraerme, leía todo lo que podía de fitness y nutrición, y estaba determinada a hacer lo mejor que pudiera en el gym— según yo, me iba a ver buenísima para que el día que él me volviera  a ver se quedara boquiabierto. Al par de meses se me olvidó que “moría por estar con él”, y pronto llegó a mi vida un hombre mucho más adecuado y amoroso para mí, que llamaremos “Mr. Right”.

Mi autoestima se vio beneficiada para bien en esos meses. Había algo en el ejercicio que me hacía sentirme fuerte y poderosa. Era el momento del día en el que no tenía que prestarle atención a nadie más que a mi y a mi propio cuerpo. Y si a eso le sumabas que poco a poco estaba dejando los rollitos de la cintura a un lado, tonificando piernas y nalgas…bueno, ¿qué más podía pedir? Era otra, o al menos así me sentía.

IMG_5566Al poco tiempo, como les dije antes, llegó “Mr. Right” cual caballero a salvar a esta damisela que ya no estaba en apuros— porque ya podía cargar sus pesas sola— a reafirmarme esa idea de sentirme la mujer más linda y guapa. Además, él también era un amante del ejercicio y el buen comer, algo poco fácil de encontrar para nosotras chicas fit que tenemos un estilo de vida que no todos comparten. Poco fácil pero nunca imposible, aclaro.

Él y yo compartimos varias sesiones de entrenamiento, tips, recetas y demás, nunca me había sentido tan completa y feliz. Y bueno, por cosas de la vida “Mr. Right” no pudo quedarse en este capítulo de mi vida. Pero esta vez ya tenía un método infalible contra la tristeza, ¿algo tenía que aprender no? Así que en vez de llorar mares de lágrimas por semanas y meses, lloré poquito algunos días, me puse mis shorts, mis tenis, tomé mi maleta y me iba sí o sí, diario al gym sin falta.

Hoy, se que es “Mr. Right” el amor más bonito que yo he tenido, y también ha sido el de la tristeza más corta gracias a mi antidepresivo más natural. Y no, no significa que no me importe o que no lo extrañe, pero en serio, es el ejercicio el que me ayuda a distraerme de todo cuando siento que va mal, a volver a la dirección correcta, la que me reafirma que no hay nada más importante que mi bienestar— la inversión de tiempo y atención en mi misma es lo número uno siempre.

IMG_2565El ejercicio no sólo se trata de curar amores perdidos, ayuda a todo. Se preguntarán por qué estuve un poco inconsistente en los posts en este fin de año, o tal vez pensarán que fue por la época que no escribí tanto, o tal vez ni cuenta se dieron. Existe una razón más. Mi papá nos dio un susto grave el 23 de diciembre, y estuvo en el hospital esa semana. Por suerte ya está mucho mejor y recuperándose. Aunque mientras tanto,
yo me llené de estrés, procupación, angustia, y claro tristeza por la época y la situación en conjunto. Y si, una vez más el ejercicio salió a dar la cara por mi para ayudarme a sacar todo eso. No falté ni un día, más que el 25 de diciembre, porque no abren el gym…porque básicamente la gente tiene vida jaja.

Cuando no sacamos la emociones, o se nos complica expresar nuestros sentimientos, o simplemente no nos gusta hablar de nuestros problemas, no hay mejor método, tratamiento y cura que ir a entrenar como si no hubiera un mañana, sudar hasta que ya no puedas e ir a casa a descansar.

Seguro muchas de ustedes ya lo han intentado y han tenido esos resultados maravillosos como yo, ¡felicidades!. Y si aún tienes tu dudas, es sencillo: cuando haces ejercicio, tu cuerpo libera químicos llamados endorfinas. Estas endorfinas interactúan con los receptores en el cerebro que reducen la percepción del dolor emocional.

Las endorfinas también provocan una sensación positiva en el cuerpo, similar a la de la morfina, dando una sensación de euforia. Además, ayudan a relajar los músculos y aliviar la tensión en el cuerpo.

IMG_2634Es realmente muy simple, el ejercicio es en sí una distracción que te permite encontrar un momento de tranquilidad para salir del círculo vicioso de pensamientos negativos que alimentan la depresión, el estrés, el enojo, etc. Cuando tu cuerpo se siente mejor, tu mente también lo hará, y te aseguro que vas a poder pensar todo más claro. Y en vez de enfocarte en los problemas, te enfocarás en las soluciones.

Cualquiera que sea tu historia debes saber que el simple hecho de que existan problemas, hace que al instante haya una solución. Sí, así de balanceado es este universo. Y en la vía a encontrar esa solución siempre vas a tener en el camino la opción de ir a correr, o cargar lo más pesado en un día de pierna para sentirte mucho mejor.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *