¿Por qué tu peso cambia día a día?

Hay pocas cosas en la mañana que tienen el poder de dictar absolutamente el estado de ánimo para el resto del día— que tu cabello se acomode perfecto, el mensajito de buenos días de tu hombre ideal, y  que el número que ves cuando pisas la báscula sea sinónimo de pérdida de grasa. Te voy a explicar qué significa este número en realidad, para que no te azotes sin razón.

Afortunadamente, lo que marca la báscula es sólo un número. Y como todas las piezas de datos, este número puede o no ser un reflejo exacto de si estás o no está perdiendo esa grasita que te sobra.

Digamos que vives en un universo paralelo en que el peso de una persona no varía. En este universo, Cecilia tiene 50 kg de masa muscular y 10 kg de grasa. Eso significa que Cecilia pesa 60 kg, con 16% de grasa corporal.

Ahora vamos a teletransportar a Cecilia a nuestro universo— el REAL— en el que la escala puede ser una perra asquerosa bipolar. ¿Cuánto pesa Cecilia? Puede ser algo entre 58 y 63 kilos. ¿Por qué la diferencia?

Bueno, el peso de la báscula puede desglosarse en la siguiente fórmula:

Pesa de la báscula= Peso verdadero (el del mundo paralelo) + Variación de peso (también conocido como el peso molesto que quiere arruinarte el día).

NÚMERO 1Reservas de glucógeno: Esta cantidad depende de tu consumo actual carbohidratos. Por cada gramo de carbohidrato que el cuerpo almacena a través de glucógeno, también almacena tres gramos de agua. ¡Ya sé, yo también lo acabo de descubrir!

NÚMERO 2La retención de agua o el agotamiento de sodio: Si consumes más sodio de lo normal, es probable que retengas agua. Por el contrario, si consumes mucho menos de sodio, vas a estar haciendo pis cada dos segundos.

NÚMERO 3Periodo menstrual: ¡Insisto en que el periodo jamás debió existir! Las mujeres retenemos agua durante esos días—  hasta 5 kilos en agua. Por esta razón, lo mejor para nosotras es comparar el peso de mes a mes.

NÚMERO 4Deshidratación: Obviamente, esto entra en juego. Nuestro cuerpo es 70% agua, y los músculos se alimentan de ella, o sea que sin la hidratación adecuada, esas nalgas de acero que tanto quieres, están muy lejos de ser.

El verdadero secreto de la interpretación de la escala es la construcción de una historia— algo así como un reporte. La mayoría de las chicas que me hacen preguntas respecto a la pérdida de peso, ven la escala como un número final, y eso es un gran error.

La clave está en construir una historia usando piezas relevantes con otros datos, además de la báscula. El número de la escala por sí sola no sirve para nada cuando se trata de salir de una etapa de estancamiento.

Estos son los datos que te van a ayudar a crear ese “reporte” poderoso para que realmente sepas en donde estás parada en cuanto a tu fit journey, ¿lista?

NÚMERO 1Medidas de la cintura: Esta es la pieza más poderosa. Puedes hacer mediciones a la altura del ombligo, 5 centímetros por encima, y 5 centímetros por debajo. Compara las mediciones semana a semana, y asigna -1, 0, 1, si la nueva medida disminuye, se mantiene igual o aumenta, respectivamente. Ahora suma esos 3 números, para determinar el resultado general para saber si la pérdida de grasa se está produciendo.

NÚMERO 2Fuerza: Este dato es cuestión de que te observes y “sientas” cuando entrenas. Si tu fuerza está aumentando, entonces es probable que estés aumentando el peso de la masa corporal magra—  lo que implica una pérdida de grasa.

NÚMERO 3Inflamación: Pon atención para darte cuenta si estás o no estás reteniendo agua en las partes fundamentales. Esto variará de persona a persona, por ejemplo, yo no me inflamo después de una borrachera, pero en mi periodo parezco embarazada— hay gente que le pasa al revés.

Después de tomar esas medidas, puedes usar la siguiente tabla para interpretar los datos. ¡Comparte mucho este post!

INTERPRETACIÓN DE BÁSCULA

Nota: esta es una tabla “generalizada”, pero no olvides que cada cuerpo es distinto. Tu progreso siempre estará mejor asegurado asistiendo  con un entrenador persona capacitado.

¿Te acuerdas de nuestro universo paralelo? Bueno pues no existe, ¿ok? Y es importante que lo sepas para que no te sientas la más obesa cuando estás inflamada. O bien, esperar a que se vaya (si es por causa de tu ciclo menstrual), o comer mejor durante los días, si se debió a un atracón de comida.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *