¿Qué hacer cuando no te encanta comer vegetales?

¿Qué puedes hacer cuando tienes objetivos serios de alimentación y acondicionamiento físico, pero simplemente no te gustan las verduras? Primero, que sepas que no estás sola— a mi tampoco me encantan. ¡Prueba mi fórmula de 3 pasos para dejar de escupir las verduras cada vez que comes!

“Comer frutas y verduras” es un mantra de la infancia, un eslogan de cualquier comercial de alimentos, y una lección que casi cualquier entrenador te va a repetir. Tener que comerlos es una cosa, QUERER comerlos es otro cuento.

¿POR QUÉ SON NECESARIOS?

🔸Están llenos de nutrientes que tu cuerpo ama: están repletas de antioxidantes, vitaminas, minerales, fibra y fitonutrientes. Estos nutrientes le ayudan a mantenerse sano y evitar las deficiencias (que lo hacen sentir realmente mal).

🔸Dan mucho volumen, pero no muchas calorías: Por lo tanto, se llenan el estómago sin añadir un montón de calorías adicionales. Esto puede ayudarte a controlar la saciedad al comer.

🔸Agregan fibra: La fibra no sólo nos ayuda a sentirnos llenos, sino que alimenta nuestras bacterias intestinales, y ayuda a “empujar” las cosas a través de nuestro tracto digestivo— o sea, a que no seas estreñida.

🔸Añaden agua: Mantenerse hidratada siempre es bueno. El agua adicional también ayuda a la fibra hacer su trabajo.

3 PASOS PARA AMAR TUS VEGETALES

Esta es una fórmula simple que puedes utilizar para hacer la amargura menos intensa, más sabrosa y mucho más agradable.

“PROGRESO, NO PERFECCIÓN”

Ya sabes que el punto no es que te frustres a hacerlo todo de una, sino tomar baby steps sin parar.

🔸Olvídate de las “reglas”: No prestes atención a las personas que insisten en que todas las verduras deben ser “prensadas en frío” o “comidas naturales” o “bañadas en vibraciones cósmicas” o cualquier otra cosa que sea necesaria para “preservar sus propiedades esenciales”.

Cocinar y condimentar es una cosa. Miles de años de cocina humana existen por una razón: para hacer los alimentos digeribles y buen gusto. Si “preservar las propiedades esenciales de la salud” de algo significa que sabe como pasto, no importa, porque MENOOOOS lo vas a comer.

🔸Prueba un nuevo vegetal cada vez: navegar por los pasillos del super o mercado local es lo mejor para nuevas ideas. Pregúntale a otras personas lo que les gusta. ¡Prueba y agrega o descarta!

🔸Empieza justo donde estás:  Si estás comiendo cero verduras al día, trata de llegar a 1 consistentemente. Si estás comiendo 2 porciones, disparate a 3. Si ya comes un sándwich para el almuerzo, sólo tienes que añadir un tomate, lechuga o un par de rebanadas de pepino.

Si ya te preparas un super shake mañanero, agrega un par de puñados de espinacas. Si estás cocinando salsa agregue algunos pimientos extra, champiñones u otras verduras que disfrutes.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *